Google+ Followers

Google+ Followers

sábado, 31 de mayo de 2014

LOS RESTOS DE LA NOCHE


Una historia profunda y compleja puesta en escena con valentía y de la que se pueden extraer varias lecturas... Los restos de la noche. 


Montar esta obra de Yolanda Pallín es una temeridad, se trata de un gran texto teatral que le valió a su autora el Premio María Teresa León para autoras dramáticas en el año 1995, pero que es muy complejo de llevar a escena sin que el ritmo decaiga y sobre todo arriesgarse a la incomprensión. 

El director Carlos B. Rodriguez lo ha resuelto sin medios pero con gran inteligencia y dando en el clavo para que el público comprenda lo esencial, quizás el mayor logro de esta compañía es ese. 

Los restos de la noche hablan de la derrota ideologica de una mujer contra la sociedad, una mujor aterrorizada por la descomposición de su mundo... Una mujer encerrada en una celda doméstica. Ella es Laura, un personaje pesimista hasta llegar al límite, está frustrada  y enferma. Busca desesperadamente un hijo que nunca tendrá y lo busca como solución a los problemas de incomunicación con su marido, un hombre inseguro y adicto al trabajo.
A medida que la historia se desarrolla, avanzan los sueños de Laura, donde conoce a un hombre que le tortura y una mujer que representa todo lo que ella no es... Con ellos llegará a comprender lo importante que es aprovechar el tiempo y buscar la felicidad.

Pese a esto último que acabo de escribir, hablamos de tragedia pura y el espectador lo tiene claro desde la primera escena. 


Nini Dols, Jesús Rodríguez, Carlos B. Rodríguez y Lucía Esteso hacen un equipo compacto que consigue llevar la obra a buen puerto. Destacar el trabajo de Nini Dols porque llega a hacerte participe de su angustia y transmite a Laura tal y como la pensó Pallín. Fantástica Lucia Esteso con esa mujer necesaria con la que el publico se relaja, disfruta y se deja llevar como si todos fuésemos Laura. Su expresividad y ternura en esta interpretación bien le vale también el reconocimiento.

No todo es positivo, en la puesta en escena hay dos partes claramente diferenciadas que no están compensadas, la primera parte se hace demasiado tediosa sin necesidad y bajo mi punto de vista le falta ritmo, cosa que no ocurre en la segunda. Hay que apuntar que esta obra ha tenido dos directores diferentes, Carlos Rodríguez y Tino González y este puede ser el origen de este asunto.

Pese a esto, y a que he tenido que reflexionar largo y tendido, conseguir leer la obra original, y digerir la fantástica propuesta que me ofreció Bululú y Surge Madrid, la valoración es totalmente positiva y creo que es una propuesta que debería volver y que ningún amante del teatro debe dejar escapar porque impacta. 

Por último, comentaros que esta obra de teatro como tantas otras en estas últimas semanas ha estado enmarcada en Surge Madrid, una iniciativa de la Comunidad de Madrid para promover la creación emergente, potenciar la investigación y el riesgos de nuevas tendencias escénicas y dar oportunidades teatrales profesionales en un formato reducido...En resumen, apoyar el teatro y el extenso circuito off. 

He de decir que como iniciativa, la aplaudo y le doy la bienvenida pero también que la organización ha resultado un auténtico desastre a varios niveles, dos puntos caóticos han sido la comunicación y la programación, haciendo flaco favor a las obras, creadores y compañías que ne principio se quiere favorecer.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...